"Comprendí el error de toda la humanidad; unos lloran por placer y otros con nostalgia" (Cartola)


  

:.  BATATINHA
Nacimiento - Fallecimiento:   05/08/1924 - 03/01/1997
Estilo Musical:  Samba
Artistas Relacionados:  Maria Bethânia, Riachão
Links:  Página Oficial - Página No Oficial
   

BATATINHA, O DIPLOMATA DO SAMBA BAIANO EL JOVEN OSCAR DA PENHA. Batatinha, o mejor, Oscar da Penha, nació en Salvador, en Maternidade Climério de Oliveira, el 5 de agosto de 1924. Hijo de familia pobre, y numerosa (9 hermanos), vivía en la antigua calle de los Campleas, hoy 3 de Mayo, en Pelourinho, barrio de donde nunca saldría en toda su vida. Pronto Oscar y sus hermanos quedaron huérfanos por parte de padre. A los diez años fue a trabajar en una mercenaria para ayudar a la familia. Ahí estuvo hasta los 14 años cuando ingresó como oficinista en el “Diário de Notícias”, periódico del grupo de los “Diários Associados”, de Assis Chateaubriand. Después de cumplir la mayoría de edad, fue promovido como auxiliar tipográfico. Trabajó también en el periódico “Estado da Bahia”, siendo después, como profesional de gráfica, admitido como funcionario público de la Imprensa Oficial (hoy Empresa Gráfica da Bahia), función que mantuvo hasta su jubilación. Estaba casado con Marta dos Santos Penha y juntos tuvieron nueve hijos. Desde los 15 años ya componía sus músicas, pero comenzó en la carrera artística en la radio, inicialmente como cantante en 1944, llevado por las manos del pernambucano Antonio Maria, que estaba llegando a Salvador para dirigir la Rádio Sociedade da Bahia, emisora del grupo de los “Diários Associados” del famoso periodista Assis Chateaubriand. El programa se llamaba “Campeonato do Samba”. Observando el joven Oscar cantando cosas inéditas suyas, y de artistas de la época, especialmente del cantante paulista Vassourinha, el futuro autor de “Ninguém me ama / ninguém me quer” es el primero a incentivarle a mostrar sus composiciones. A partir de enconcer, Oscar da Penha se volvió en un participante activo de ese mundo de la radio, concurriendo como invitado y como compositor. Fue así que consiguió un segundo lugar cantando 212, un samba de Roberto Martins y Mário Rossi. Aquella época la radio era el punto central de las atenciones de las personas, siendo la Rádio Nacional do Rio de Janeiro, un modelo de inspiración para todo el país. A su vez, la Rádio Sociedade da Bahia era una de las más importantes del Norte/Nordeste, poseyendo un cast de locutores, operadores, actores, cantantes y hasta una orquesta sinfónica. Los sambas de Oscar da Penha pasaron a hacer parte del repertorio de los programas de la emisora. SURGE BATATINHA Pero, ¿de dónde viene el nombre artístico Batatinha? Ese episodio tiene una historia curiosa y que demuestra la grandeza del Sr. Oscar da Penha. Por causa de sus victorias en esos concursos de sambas, sus admiradores pasaron a elogiarle, diciendo: “Oscar da Penha, você é batata!” (expresión que sería semejante a la bamba en la jerga carioca). Una noche, el compositor y locutor Antonio Maria, en uno de los programas, anunció “E agora senhoras e senhores, ouvintes da Rádio Sociedade da Bahia, o compositor Oscar da Penha, o nosso Batatinha!” (“y ahora, señoras y señores, oyentes de la Rádio Sociedade da Bahia, el compositor Oscar da Penha, nuestro Batatinha!”). De ahí vino su nombre artístico -Batatinha- y a partir de entonces, referencia para el mundo del samba bahiano. Esta última versión fue confirmada personalmente por el propio compositor, en una entrevista concedida al productor Fernando Faro, en el programa “Ensaio” TV Cultura, SP, añadiendo que Antonio Maria, con este apellido, hacía también una alusión al cantante paulista Vassourinha, que era el sambista preferido de Batatinha, cuando este se presentaba como invitado. Oscar da Penha, Batatinha, hacía sus músicas, desde la década de 1940, entre tanto, la primera grabación en disco de sus sambas sólo saldría en 1960, a través del cantante carioca Jamelão. Esto se dio por la amistad que “o eterno cantador dos sambas-enredos da Mangueira”, tenía con los compositores bahianos, desde que pasara a visitar, con frecuencia, la ciudad de Salvador, especialmente durante los festejos de Iemanjá, en el barrio de Amaralina. Ciceroneado por el también cantante y compositor bahiano, Tião Motorista, aquella época motorista de taxi, Jamelão conocería todos los sambistas de Salvador de la época, y entre ellos, Oscar da Penha. De esa amistad saldría la promesa de grabar una música de Batatinha. De vuelta a Rio de Janeiro, llevando en el equipaje un repertorio de sambas de los bahianos, el interprete favorito de Lupicínio Rodriges, entre otras composiciones, escogería para grabar “Jajá da Gamboa”, de Batatinha. Esta fue la llave que abrió el camino para el compositor en el sur de Brasil. Otro momento importante para nuestro biografiado, aún en el año de 1960, se dio con la inclusión de una música suya, “Diplomacia”, en la banda sonora de la película “Barravento”, del genial cineasta bahiano, Gláuber Rocha. En esta película la canción es interpretada por un personaje de pescador (Meu desespero ninguém vê / Sou diplomado em matéria de sofrer).

LA IMPORTANCIA DE MARIA BETHÂNIA. En verdad, la primera persona en difundir nacionalmente el nombre de Batatinha, fue Maria Bethânia, que ya en su primer álbum, “Maria Bethânia”, RCA Victor, 1965, lanzó, unidos en una misma pista, dos sambas de él: “Só eu sei” y “Diplomacia” (con J. Luna). En 1971, ella lo homenajea de nuevo, interpretando en el show-disco, “Rosa dos ventos”, Phillips, un bloco todo dedicado a él, donde explicita su cariño y amor por la obra del maestro. Bethânia hace una declaración sobre el compositor y canta “Toalha da saudade”, “Imitação” y “Hora da Razão” (la primera y última parceria con J.Luna). En 1972, en el disco “Drama”, Phillips, Maria Bethânia, una vez más, graba Batatinha. En este disco fue la canción “O circo”, una marcha-rancho que habla de la tristeza de un niño pobre que, en la imposibilidad de asistir a un espectáculo de circo, se conforma en estar al lado de fuera del recinto oyendo apenas carcajadas del público ("todo mundo vai ao circo / menos eu, menos eu/ como pagar ingresso / se eu não tenho nada?/ fico de fora escutando a gargalhada"). Pronto Brasil, poco a poco, comienza a conocer a aquél compositor de rara inspiración, al mismo nivel de creación popular de un Cartola o un Nelson Cavaquinho, conforme opinión del cantante y compositor Paulinho da Viola, introducida en la contratapa del disco “Samba da Bahia”. Varios factores contribuyeron para que la obra de Batatinha casi quedase en el anonimato total. Era un hombre simple y que no veía la música como para cobrar. Por eso nunca se preocupó en “catituar” espacio para sus composiciones. Mientras muchos artistas bahianos, en busca de fama, migraban para el Sur del país, él permanecería en su Salvador, en su Pelourinho, frecuentando tranquilamente sus rodas de sambas y bohemias con los amigos. Era una persona desproveída de ambiciones en la vida, nació pobre y murió pobre. Formaba con el alegre Riachão, su antítesis en el comportamiento musical, con Panela (también fallecido en el anonimato), y más tarde con los más jóvenes compañeros, como Edil Pacheco, Ederaldo Gentil, Tião Motorista y Walmir Lima, el QG de resistencia del samba en Bahia.

POR FIN, LAS PRIMERAS GRABACIONES CON SU VOZ. Su estreno en disco se dio en el año 1968, a través de un compacto doble de la extinta grabadora JS, que tuvo el título “Batatinha, futebol clube”. Algunos años después, en 1973, después de una temporada en Bahia, el compositor Paulinho da Viola, llevó para Rio de Janeiro las noticias de la existencia de aquel excelente grupo de sambistas baianos. Fue entonces que la grabadora Polygram, a través de su sello Fontana-Especial, resolvió producir un disco con esos artistas. El director de producción, Paulo Lima, improvisó en un estudio en el teatro Vila Velha, en Salvador, registrando el disco titulado “Samba da Bahia”, donde Batatinha estrenaba como cantante y con sus propias canciones. Dividiendo el proyecto con él, estaban los también estrenantes en disco, Riachão (responsable por siete músicas del lado A) y Panela (cantando en las canciones 5 y 6 del lado B). Batatinha grabaría los temas 1, 2, 3 y 4 del lado B, “Diplomacia:” (con J.Luna), “Ministro do Samba” (un homenaje a Paulinho da Viola), “Inventor do trabalho” (esa sería más tarde grabada por Nora Ney) y “Direito de sambar”. Este disco, aún hoy raramente sólo en LP (vinilo), va a merecer una reedición como documento histórico. En la contraportada de este trabajo hay una declaración de Maria Bethânia y un texto de Paulinho da Viola. El autor de “Foi um rio que passou em minha vida” expresa así sobre Batatinha: : "felicidade para aqueles que têm o privilégio de estar perto dele e conhecê-lo. Eu o coloco ao lado de um Nelson Cavaquinho e um Cartola....Batata, sinto um prazer imenso em ser seu amigo...". En 1976, Batatinha entró en el estudio de la grabadora Continental, para registrar su primer disco en solitario, “Toalha da Saudade”. En la contraportada, el periodista bahiano, Jehová de Carvalho, habla un poco de las dificultades del amigo compositor, revelando que él tenía, en ocasiones, que vender sus sambas para “figuras inescrupulosas”, como forma de supervivencia. En ese LP se encuentra la bellísima canción “Espera”, en parceria con Ederaldo Gentil. Esa canción fue recientemente regrabada por el cantante Luiz Melodia, para el CD “Pérolas finas”, disco independiente, promovido por los amigos en homenaje al cantante y compositor Ederaldo Gentil, otro gran olvidado del samba bahiano. El disco “Toalha da Saudade”, de Batatinha, también aún no fue reeditado en CD. Una de las músicas de esa fase del maestro Batata, “Hora da razão” (con J.Luna), sería regrabada al año siguiente por Caetano Veloso (con aquél toque mágico de siempre), en su disco dedicado al carnaval, “Caetano... muitos carnavais...” (Phillips, 1977). Así mismo, con ese prestigio y reconocimiento por parte de artistas y músicos, el maestro continuaba un ilustre casi desconocido para la gran mayoría del resto del país. En 1994 hubo un movimiento de sus amigos y admiradores y, con el patrocinio de la Fundação Cultural do Estado, fue grabada su tercer disco (disco vinilo de 12 pols) en solitario, “Batatinha - 50 anos de samba”. Las primeras tiradas (pocas, la verdad) fueron agotadas rápidamente, entonces, nuevamente los mismos amigos y admiradores, financiaron otras publicaciones de ese disco. Esta nueva distribución salió con una tapa diferente de la edición original, aunque el contenido fuese el mismo. Ese registro continua inédito en versión CD, permanece como un tesoro de algunos fans y coleccionistas, por tanto, es cosa rara como otros LPs. En este trabajo fonográfico, Batatinha registraría, entre otras canciones, la antológica “O Circo”, además de homenajear a Gordurinha, otro importante autor bahiano, de la misma forma relegado al ostracismo.

DIPLOMACIA, EL CANTO DEL CISNE. Una vez más, el viejo Batata estaba totalmente olvidado y esnobado por aquellos que tienen el poder de decir el que debe grabar y/o tocado en la MPB. Por eso Batatinha era “un producto” descartado del mercado fonográfico. Curiosamente fue debido indirectamente, a ese fenómeno bautizado indebidamente de axé-music, villano responsable por la inversión de valores en el mundo fonográfico bahiano, el motivo para que Batatinha retornase a los medios y, consecuentemente, al disco. Los compositores conterráneos Paquito, J.Velloso y Jorge Portugal, escribieron una serie de artículos para los periódicos de Salvador, donde “descendían el mazo” en la llamada axé-music, y su exclusividad masacrante impuesta en las ejecuciones de las radios locales (el famoso JABÁ). En determinado momento, citaron el nombre de Batatinha como ejemplo de ese descanso con la verdadera música bahiana. Uno de los debatidores resolvió preguntar por qué la industria fonográfica no hacía un disco con el viejo maestro Batatinha. Como no hubo respuesta de los empresarios del sector, “resolvimos, entonces, realizar el proyecto solos”, dice Paquito, uno de los idealizadores del disco. Provistos de una pequeña grabadora, Paquito y J.Veloso, este último sobrino de Caetano Veloso, localizaron al maestro, ya en este tiempo con problemas graves de salud. Hicieron varias entrevistas con él, y se espantaron viendo que él no había hecho registro alguno de sus composiciones. Su archivo estaba en su memoria, en un simple cuaderno. Nada!!. Fue un trabajo de paciencia, de amor mismo de fans para su ídolo, una fase decisiva de la vida del compositor. Cuando respondía las preguntas y cantaba sus canciones, Batatinha batucaba en la caixinha de fósforos, el instrumento que usaba para componer. De esta forma él iba recordando sus canciones. Paquito y J. Veloso consiguieron recuperar, de esta forma, cerca de 70 músicas, muchas de las cuales inéditas. En conjunto con el autor, fueron seleccionadas 16 de las suyas más representativas musicales, siendo que ese material sirvió de base para el CD homenaje titulado “Diplomacia - Antologia de um Sambista”, EMI-ODEON-1997. Paquito y J.Veloso fueron responsables de la producción del disco, siendo ese el primer trabajo de la dupla en ese particular. El proyecto demoró dos años para ser concluido. El propio compositor invitó a sus viejos compañeros del samba bahiano, Riachão, Valmir Lima, Edil Pacheco y Nelson Rufino, además de Maria Bethânia, su principal y mayor divulgadora, Chico Buarque, Gilberto Gil, Caetano Veloso y la mineira/bahiana, Jussara Silveira, en la época gran revelación como cantante. Una falta notada en el disco fue la del viejo parceiro Ederaldo Gentil, apartado de la vida artística por problemas de salud. Infelizmente Batatinha ya andaba bastante dolido y no tuvo la alegría de ser ese disco acabado. En ese transcurso, confiando mismo en ver su primer CD pronto, la dolencia se agravará, siendo él internado en el hospital para no salir más con vida. Algún tiempo después de haber colocado su voz, ya un poco débil, en las doce canciones que interpreta en ese disco, en el día 3 de enero de 1997, a los 72 años, moría de cáncer fulminante de próstata, el viejo Batatinha, el Diplomata do Samba Baiano. En el trabajo de Paquito y J.Veloso, ellos afirman haber encontrado composiciones alegres y jocosas, que festejaran la bohemia y la “malandragem” saludables. En ese su primer, y último CD póstumo, encontramos una prueba de que Batatinha no siempre era un compositor de temas tristes. La muestra está en las canciones “Jajá da Gamboa”, “De revólver, não!” y “Bebé diferente”, donde, en esta última, él retrata un bebé malandro que, en vez de leche, quiere mamar otra cosa (cachaça). Después de su partida, pocos homenajes le fueron hechos, es verdad, sin embargo algunas merecen registro. La TV Cultura, SP, a través de Fernando Faro, uno de los mayores responsables por la memoria musical del país, reprisaría, en la semana siguiente de la muerte de Batatinha, el especial “Ensaio”, grabado con el compositor dos años antes. El bloco afro Olodum, en el carnaval del mismo año, salió a las calles con mortajas negras y amarillas en su memoria. En São Paulo fue promovido un show titulado “Diplomacia - A música do Batatinha”, que tuvo la participación de los nuevos cantantes Paquito, Jussara Silveira e Vania Abreu, además de los cariocas Elton Medeiros y Dona Ivone Lara. El punto máximo de ese show fue la presencia del eterno compañero de bohemias del homenajeado, el antológico, Riachão, otro que, solamente ahora, tuvo su primer CD grabado, con la producción de los mismos Paquito y J.Veloso. El carnaval revitalizado del barrio donde él siempre vivió, Pelourinho, pasó a llamarse “Circuito Batatinha”. Esas “flores después de la vida”, aún son muy pocas, ojalá pueda su obra ser rescatada para las nuevas generaciones. Sería de buen arbitraje que el Gobierno del Estado de Bahia, a través de la Secretaria da Cultura, pudiese rescatar y hacer disponible al público, toda la obra de Batatinha (que no es grande, dígase de paso). Hasta el último disco “Diplomacia”, inicialmente independiente, y que sería después tomado por el acervo EMI-ODEON, prácticamente, no es encontrado con facilidad en los negocios.

Bibliografía

A,  B,  CDEF,  G,  H,  IJ,  KL,  M,  NOP,  Q,  R,  S,  TUV,  W,  X,  Y,  Z