"COMPRENDÍ EL ERROR DE TODA LA HUMANIDAD; UNOS LLORAN POR PLACER Y OTROS CON NOSTALGIA"   (CARTOLA)

PIXINGUINHA


 

Pixinguinha

 

 

Nacimiento - Fallecimiento:   23/04/1897 - 17/02/1973

Estilo Musical:  Choro  

Artistas Relacionados:  AlmiranteBenedito LacerdaDongaHermínio Bello de CarvalhoJoão da BaianaVinícius de Moraes

Links: Página Oficial  - Página No Oficial

 

 

Alfredo da Rocha Viana Filho, Pixinguinha, nació en Rio de Janeiro en abril de 1897, falleciendo en la misma ciudad a los setenta y seis años. Se crió en el suburbio de Piedade, pasando la infancia en Catumbi. Desde pequeño era llamado por su abuela Pizindim, “chico bueno”, en un dialecto africano. Aún niño contrajo la varicela y por eso lo llamaban Bexiguinha. De la mixtura de los dos apodos nacería el de Pixinguinha. Su madre se casó dos veces y tuvo catorce hijos. El segundo marido, Alfredo da Rocha Viana, era funcionario de Telégrafos y flautista en los ratos libres, poseedor de gran archivo de choros antiguos y, en casa, acostumbraba a reunir a amigos músicos. Con sus hermanos, creció oyendo esos amigos, algunos de los cuales se tornaros célebres en la tradición del choro carioca: Irineu de Almeida, Candinho Trombone, Pinguça, Quincas Laranjeiras y muchos otros. La familia ya vivía en Catumbi cuando, por 1906, aprendió las primeras letras, en la escola del profesor Bernardes, en la Rua Miguel Paiva. Con su hermano Henrique, se inició en el cavaquinho y a los nueve o diez años ya acompañaba a su padre en las fiestas en que este iba a tocar. Por 1910, junto a sus hermanos Leo y Henrique, aprendió rudimentos de música con César Borges Leitão, que tocaba bombardino y era colega de reparto de su padre. Continuó los estudios en el Liceu Santa Teresa, pasando después para el colegio de Mosteiro de São Bento. Se inició en la flauta con su padre cuando, por 1911, la familia fue a vivir a un casarón de la Rua Vista Alegre, luego conocido como Pensão Viana, por la hospitalidad con que abrigaba a numerosos amigos. Entre estos, estaba Irineu de Almeida, célebre oficlidista que se tornó maestro suyo. Entusiasmado con los progresos del hijo, el viejo Viana mandó buscar en Europa una flauta de 600 mil reales. Irineu de Almeida era director de harmonía del rancho Filhas da Jardineira y, al organizar la orquesta para los desfiles del Carnaval de 1911, lo incluyó en ella al lado de otro discípulo suyo, el guitarrista Henrique Viana. En 1911 grabó una serie de discos en la Favorite Records, para la Casa Faulhaber, como integrante del grupo Choro Carioca. La primera grabación conocida es la polca “Nhonhô em sarilho” (Guilherme Cantalice), siguiéndose las polcas “Nininha” y “Dainéia”, el tango “São João debaixo d’água”, el xote “Salve (A princesa de cristal)”, y, en 1912, el tango “O morcego” y la polca “Qualquer coisa”, la mayoría de Irineu de Almeida. Aún en 1911 comenzó a tocar los fines de semana en bailes y quermese de barrio e hizo su primera composición, el choro de tres partes titulado “Lata de leite”. En el Carnaval de 1912, actuó como director de harmonía del rancho “Paladinos Japoneses” y, llevado por su hermano China (Otávio Viana), guitarrista y cantante, tuvo -aún con pantalones cortos- su primer empleo como músico profesional en La Concha, local del barrio de Lapa, donde tocaba flauta en la orquesta del pianista Pádua Machado, recibiendo seis mil reales por noche. De ahí fue para Ponto, el ABC, y, exhibiéndose en varios cabarets, en poco tiempo se volvería conocido en las noches de Lapa. Invitado por el guitarrista Tute para sustituir al flautista Passos, que enfermaría, pasó a integrar la orquesta del Cine-Teatro Rio Branco. A pesar de la indecisión del empresario Auler en contratar un músico de apenas dieciséis años, se estrenó en 1913 con la pieza “Chegou o Neves”, que contaba con uno de los grandes elencos de la época: Cinira Polônio, Brandão Velho, Mercedes Vila, Júlia Martins, entre otros. Además de figurar en la orquesta, ejecutaba un choro como solista y, sin preocuparse mucho con la partitura, hacía floreados improvisados que arrancaban aplausos del público. Pasó a ser requerido para tocar en teatros, circos y orquestas de cine. En el Choro Carioca actuaban también sus hermanos Leo (guitarra), Henrique (cavaquinho) y China (guitarra). Como autor, se estrenó en 1916, en la Odeon, con el tango “Dominante”, grabado por el Bloco dos Parafusos. A par de las actividades de músico profesional, desde 1914 salía en el Carnaval como integrande del Grupo de Caxangá, conjunto instrumental organizado por João Pernambuco, que desfilaba por la Avenida Rio Branco, exhibiendo fantasías de sertanejos y ejecutando toadas, cateretês, etc. Conocido en el grupo como Chico Dunga, componía ocasionalmente para ese conjunto, como atesta el Jornal do Brasil, de 13 de diciembre de 1917, que anunciaba para el Carnaval siguiente la presentación del Grupo de Caxangá, para el cual el “conocido flautista” ya había compuesto la polca “Vaga-lume sorrindo”. En el Carnaval de 1917 grabó, en la Odeon, un disco con el Grupo de Pixinguinha, con los maxixes de su auditoría “Morro da favela” y “Morro do Pinto”. En ese año, aún, lanzó otro disco con el grupo, ahora Choro Pixinguinha: el tango “Sofres porque queres” y la valsa “Rosa”, ambos de su creación. Actuando como músico en la orquesta de la sala de proyecciones del Cinema Palais desde 1915, en el Carnaval de 1919 obtuvo gran éxito con el samba “Já te digo” (con China), lanzado por el Grupo de Caxangá en respuesta al samba “Quem são eles” (Sinhô), que obtendría éxito en el Carnaval de 1918, divulgado por otro grupo. Luego, después del Carnaval, Isaac Frankel, gerente del cine Palais, lo invitó a organizar un conjunto musical para la sala de espera del cine. La frecuenta bajó mucho a causa de la epidemia de gripe española (1918), y, para atraer al público, imponían nuevas atracciones. Seleccionando elementos del Grupo de Caxangá, organizó el conjunto Oito Batutas, que estrenó en abril de 1919, anunciado como “orquesta típica”, formado por él (flauta), Donga (guitarra), China (vocal, guitarra y piano), Nelson Alves (cavaquinho), Luís de Oliveira (bandola y reco-reco), Raul Palmieri (guitarra), Jacó Palmieri (pandeiro) y José Alves (bandolim y ganzá). Alcanzando luego gran popularidad, el nuevo conjunto pasó a presentarse en fiestas elegantes y, en septiembre de 1920, se presentó para los reyes de Bélgica. Al año siguiente, pasaron a tocar en el elegante cabaret Assírio, en el subsuelo del Teatro Municipal, donde acompañaban a los danzarines Duque y Gaby. Influido por Duque, el millionario Arnaldo Guinle financió un viaje del grupo a París (Francia), donde, en 1922, se presentaron durante seis meses en el Dancing Schéhérazade. De regreso a Brasil viajaron, aún en 1922, a Buenos Aires (Argentina), donde realizó grabaciones en la Victor argentina. Los viajes al exterior provocaron modificaciones en el grupo, que incorporó nuevos instrumentos de viento (saxofón, clarinete y pistón) y pasó a incluir en el repertorio fox-trots y otros ritmos extranjeros de moda, ejecutados en el estilo de las jazz-bands. Tocando ocasionalmente el saxofón que adquiriría en París, pasó a actuar en diversas orquestas, como líder, instrumentista y arreglista. En 1926, como regente de la orquesta del Cine Rialto, que presentaba la Companhia Negra de Revista, conoció a Albertina da Rocha, la estrella de la compañía, que usaba el pseudónimo de Jandira Aimoré, con quien se casó al año siguiente. A finales de 1926 excursionó por Prata con la compañía y, al año siguiente, con los Batutas en nueva formación (pistón, batería, saxofón, banjo, piano y trombón), se presentó nuevamente en Buenos Aires y otras ciudades argentinas, como Mar del Plata, Mendoza y Córdoba. En 1928, con Donga, organizó la Orquestra Típica Pixinguinha-Donga, conjunto de estudio creado para grabaciones en la Parlophon, y que acompañó a los cantantes Patrício Teixeira y Benício Barbosa en diversos discos: “Mulher boêmia” (con Lamartine Babo”, samba; “Vem, meu bem” (Paulo Santos), samba; “Os teus beijos” (Felisberto Martins), samba; y otros. Dos tangos suyos, “Fraternidad” y “Mis tristezas solo lloro”, fueron también grabados en esa época. Aún en 1928, la Orquestra Típica Pixinguinha-Donga grabó una de sus composiciones más conocidas: el samba-choro “Carinhoso”, lanzado en disco de la Parlophon (12.877b). Aunque el sello del disco indicase “cantado por Benício Barbosa”, la grabación es apenas instrumental. En esa época -a pesar de, como compositor, ser en general identificado exclusivamente con el choro-, grabó varios sambas: “Samba de nego” y “Ai, eu queria” (con Vidraça), cantados por Francisco Alves, en 1927; “Promessa”, por Benício Barbosa, en la Parlophon, en 1928; “Teus ciúmes”, por Benício Barbosa y Henrique Chaves, en la Odeon, en 1930, además de varios otros. En la Odeon, aún en 1928, lideró la orquesta Oito Batutas, realizando diversas grabaciones, entre las cuales los sambas “Eu não sou arara” (Donga) y “Pé de mulata” (de su creación). En 1929 fue instalada en Brasil la Victor Talking Machine of Brazil, para la cual fue contratado como músico y como arreglista exclusivo. Entre los primeros discos lanzados por la Victor, en noviembre de ese año, en ejecución de la Orquestra Victor Brasileira, estaban dos choros suyos: “Vem cá! Não vou!” y “Urubatã”, además de la regrabación de “Carinhoso” (en el sello salió “Carinhos”). A partir de esa época, pasó a orquestar casi todos los discos de Carnaval lanzados por la Victor, algunos de los cuales se convirtieron en éxitos, en parte por su trabajo como arreglista. Como solista de flauta grabó en 1930 el choro “Agüenta, seu Fulgêncio” (con Lourenço Lamartine) y “Segura ele”, además de “O urubu e o gavião” (Victor, 33.262-b), composición propia. Esa grabación es considerada uno de los puntos culminantes de su carrera como solista de flauta, tanto por la clareza de ejecución como por la extraordinaria capacidad de improvisación. Como compositor, aún en 1930, formó parceria con Cândido das Neves (el Índio), produciendo “Foi muamba”, lanzado por Breno Ferreira, y “Página de dor”, que consideraba como una de sus mejores creaciones, grabada en 1938 por Orlando Silva, en la Victor. En 1931 organizó e integró como flautista, regente y arreglista el Grupo da Guarda Velha, conjunto que reunió algunos de los mayores instrumentistas brasileños: Bonfiglio de Oliveira y Walderley (pistones), Vantuil de Carvalho (trombón), Chico, Jonas Aragão, João Braga y Luís Americano (saxo y clarinete), Donga (guitarra y banjo), Elísio (piano), José Alves (contrabajo), Valfrido Silva y Benedito Pinto (batería), João da Baiana (pandeiro), Tio Faustino (omelê), Osvaldo Viana (afoxê), Tute (guitarra), Nelson Alves (cavaquinho) y “Vidraça” (chocalho). El grupo se estrenó discográficamente con el samba de partido-alto “Ha! Hu! Lahô!” y la chula “Patrão, prenda seu gado!” (ambos con Donga y João da Baiana). Grabaron decenas de discos en la Victor, acompañando también los grandes cantantes de la época, como Carmen Miranda, Mário Reis y Sílvio Caldas. A finales de 1932, organizó en la Victor la Orquesta Diabos do Céu, prolongamiento de la Guarda Velha, que se estrenó en disco acompañando a Carmen Miranda en el samba “Etc.” (Assis Valente). En la Columbia actuó como regente y arreglista en la Orquestra Columbia, que acompañó a muchos cantantes, entre ellos Mário Reis, en la grabación de los sambas “Vejo amanhecer” (Noel Rosa) y “Filosofia” (Noel Rosa y André Filho), en 1933, y Moreira da Silva, cantando “Implorar” (Germano Augusto, Kid Pepe y Gaspar) y “Devia ser condenada” (Valfrido Silva y Valdemar Costa), en 1935. Fue nombrado funcionario público (fiscal de limpieza urbana) en 1933 y, en septiembre del mismo año, actuó en el Teatro Cassino Copacabana. Como músico y orquestador actuó intensamente en la radio carioca de esa época, pasando por varias emisoras. En mayo de 1937 fue hecha en la Victor la primera grabación de “Carinhoso”, con la letra de João de Barro. En la interpretación de Orlando Silva, la música tuvo un gran éxito. Aún en 1937 organizó el conjunto Cinco Companheiros, integrado por Tute (guitarra), Luperce Miranda (cavaquinho), Valeriano (guitarra), João da Baiana (pandeiro) y él mismo (flauta), que se presentaba en la Rádio Mayrink Veiga y en la sala Eldorado. En 1940, llevado por Villa-Lobos al maestro Leopold Stokowski (1882-1977), que visitaba Brasil, fue encargado de seleccionar un grupo de artistas populares (entre los cuales se encontraban Donga, Cartola, Zé da Zilda, Luís Americano, João da Baiana y Jararaca), que hicieron grabaciones a bordo del Uruguay, anclado en el muelle de la Praça Mauá. Actuó en diversas de esas grabaciones, como regente, solista y hasta cantante, interpretando en dueto con Jararaca la canción “Zé Barbino” (composición de ambos), incluida en uno de los dos álbumes de la Columbia titulados “Native Brazilian Music”, lanzados en Estados Unidos. En 1946 dejó definitivamente la flauta, pasándose al saxo tenor, que ya tocaba esporádicamente. Son de esa época algunas grabaciones famosas realizadas en dueto con el flautista Benedito Lacerda: “Um a zero” (con Benedito Lacerda), choro compuesto en homenaje al jugador de fútbol Artur Friedenreich (integrante de la selección brasileña y autor, en 1919, del famoso gol que derrotó a Uruguay), “Sofres porque queres”, “Ainda me recordo”, “Sedutor”, “O gato e o canário”, “Descendo a serra”, “Os Oito Batutas”, “Urubatã”, “Ingênuo”, “Proezas do Sólon”, “Devagar e sempre”, entre otros muchos. En todas esas músicas, dio parceria a Benedito Lacerda, por la divulgación que este hacía de las grabaciones. Al inicio de la década de 1950, con la popularidad del bolero y del samba-canção, se separó un poco del público, volviendo triunfalmente en 1954, cuando Almirante organizó en São Paulo el I Festival da Velha Guarda, que reunió varios integrantes de los antiguos grupos. En mayo de 1956 fue homenajeado por el alcalde Negrão de Lima, que inauguró la Rua Pixinguinha, en Olaria, donde vivía el compositor. Al año siguiente, formando la orquesta Pixinguinha e sua Banda, grabó en la Sinter los LPs “Carnaval de Nássara”, “Marchinhas carnavalescas de João de Barro e Alberto Ribeiro” y “Assim é que é (polcas, maxixes e choros)”. En el mismo año, como solista de saxo tenor, grabó el LP “Cinco companheiros” (rememorando el conjunto de 1937). En la Victor grabó los LPs “Pixinguinha e sua Banda” y “Carnaval dos bons tempos”. En 1962 compuso músicas para la banda sonora de la película “Sol sobre a lama”, de Alex Viany, tornándose parceiro del poeta Vinícius de Moraes, que escribió versos para varias músicas suyas, entre las cuales “Lamento”. A causa de un infarto en 1964, fue internado en una casa de salud. Durante los 20 días que pasó ahí, compuso, entre otras, “Solidão”, “Mais quinze dias”, “No elevador”, “Mais três dias”, “Vou pra casa”. Aún en ese año, compuso “Harmonia das flores”, “Isso é que é vivier”, “Isto não se faz” y “Fala baixinho”, todas con versos de Hermínio Bello de Carvalho. El choro “Fala baixinho”, hecho en homenaje a una de las enfermeras que lo atendió en la casa de salud, fue presentado en 1967 en el II FIC, de la TV Globo (Río de Janeiro), con la interpretación de Ademilde Fonseca. En octubre de 1966 prestó declaraciones al MIS, de Río de Janeiro, y, en abril de 1968, en la conmemoración de sus 70 años, fue inaugurada la exposición retrospectiva en el mismo museo. En esa ocasión fue lanzado el LP “Gente da antiga”, producido por Hermínio Bello de Carvalho para la Odeon, reuniendo interpretaciones suyas, de João da Baiana y Clementina de Jesús. Aún en abril prestó la segunda parte de declaraciones suyas al museo. En 1971 salió para la RCA Victor, en parceria con el MIS, el LP grabado en directo “Pixinguinha 70”, y la Odeon lanzó el LP “Som Pixinguinha”. Al año siguiente murió Albertina da Rocha, de quien el compositor no tendría hijos, teniendo el matrimonio adoptado un niño, Alfredo. El 17 de febrero de 1973 fue a la iglesia Nossa Senhora da Paz, en Ipanema, donde fue a bautizar al hijo de un amigo. En la iglesia tuvo el segundo infarto, fatal. Su cuerpo fue velado en el MIS por amigos y admiradores y, en el cementerio, el pueblo formó un coro de dos mil voces cantando “Carinhoso”. En los años siguientes fueron lanzados los LPs “Pixinguinha de novo” (Marcus Pereira, 1975), “Conjunto Época de Ouro interpreta Pixinguinha e Benedito Lacerda” (Continental, 1977) y “Elizeth - Uma rosa para Pixinguinha” (Funarte, 1983), y los libros “Filho de Ogum bexiguento” (Marília T.B. da Silva y Arthur L.O. Filho, Funarte, Río de Janeiro) y “Pixinguinha - Vida e obra” (Sérgio Cabral, Lumiar, Río de Janeiro).

 

 

Bibliografía